Olanchito Literaria

Literature & Poetry of Honduras

Articulos

Blog de literatura local y nacional

ver:  todos / resumen

Barcelona, Ciudad Literaria según la Unesco

Publicado el 11 Ee diciembre Ee 2015 a las 16:00

Barcelona ya es oficialmente Ciudad Literaria según la Unesco. La capital catalana se suma así a otras ciudades como Bagdad, Ljubljana, Montevideo o Nottingham a una Red de Ciudades Creativas internacional. A efectos prácticos, la designación supone una dotación anual de 170.000 euros que se invertirá en proyectos relacionados con las letras. En el plano simbólico, que Barcelona sea considerada Ciudad Literaria por la Unesco supone el tan ansiado «reconocimiento mundial al sector literario de Barcelona como estímulo creativo de la ciudad», según el Ayuntamiento. La noticia coincide casualmente con el estreno, este domingo, de la primera ruta dedicada al boom latinoamericano en la ciudad, un recorrido organizado por Casa América que rinde homenaje a Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa y otros escritores que hicieron de la capital catalana su hogar en las décadas de los 60 y los 70. Pero no es el único motivo: a la concentración del grueso de la industria editorial española en la ciudad hay que sumarle otras razones, como el entusiasmo con el que los barceloneses viven la lectura, algo que se nota en los festivales literarios (Kosmópolis, Món Llibre, BCNegra) y en una jornada tan especial como Sant Jordi, en la que el año pasado se vendieron 1,53 millones de libros en un sólo día. Una fiesta popular de la literatura que hace ya 20 años inspiró a la propia Unesco para que declarara el 23 de abril como el Día Mundial del Libro y de los Derechos de Autor. La ciudad cuenta además con asociaciones de escritores tan antiguas como el PEN catalán, fundado en 1922. Colm Tóibín y el último Premio Goncourt, Mathias Enard, residen en Barcelona. Y son muchos los autores barceloneses que han escrito sobre ella, de Mercè Rodoreda a Terenci Moix, Manuel Vázquez Montalbán, Juan Marsé, Eduardo Mendoza o José Agustín Goytisolo. «Es la única ciudad que aparece en El Quijote de Miguel de Cervantes, está presente en textos medievales y en los últimos siglos ha sido retratada por escritores de todo el mundo: Hans Christian Andersen, George Orwell, Jean Genet, Gabriel García Márquez, Roberto Bolaño y un largo etcétera», esgrime la alcaldesa Ada Colau en el dosier de la candidatura, presentada antes del verano. La riqueza de la literatura barcelonesa, tanto la escrita en catalán como en castellano, es otro de sus puntos fuertes. Una literatura que fue protagonista de la Feria del Libro de Fráncfort en 2007 (con polémica, ya que a la cita sólo acudieron autores que escribían en catalán) y, más recientemente, en 2013, como ciudad invitada al Salón del Libro de París. Barcelona entra así en una especie de club del que forman parte 116 ciudades en todo el mundo como Edimburgo, Melbourne, Iowa City, Praga o Heidelberg con especial sensibilidad por las letras.

Los libros que sacan lustre al español

Publicado el 29 Ee noviembre Ee 2015 a las 16:00

La preocupación por hablar y escribir bien, la necesidad de conocer las palabras y la lengua española es real. Así lo muestra el creciente número de obras publicadas sobre esta materia, y lo confirma Pilar Cortés, editora de Espasa, quien señala que los libros sobre la lengua española suelen venderse muy bien. Ahí están los ejemplos: Manual de la Nueva Gramática española (en tres volúmenes y 120 euros) ha superado los 40.000 libros, lo mismo que Las 500 dudas más frecuentes del español. Y Ortografía de la lengua española, ha pasado de los 60.000 ejemplares.Ahora se acaban de publicar dos volúmenes que pueden considerarse complementarios: La maravillosa historia del español, de Francisco Moreno Fernández y 300 historias de palabras, dirigido por el académico Juan Gil. Ambos, en Espasa."He querido contar a un lector no iniciado la evolución de la lengua española a través de los siglos. Explicar su recorrido, centrándome en la historia menuda, como decía Azorín, y por lo tanto, más pendiente del lenguaje popular que del oficial", comenta, como si fuese una declaración de intenciones, Francisco Moreno Fernández, catedrático de la Universidad de Alcalá y actualmente director ejecutivo del Observatorio de la lengua española en EEUU. La palabra "maravillosa" del título hace referencia al asombro, sorpresa, fascinación de su evolución. "¡Cómo no maravillarse de esta lengua de tan ancha geografía como larga historia!", señala el autor, quien comienza su libro con el desmantelamiento del latín, tras la caída del Imperio Romano. Según Francisco Moreno, "un elemento determinante para el desarrollo del castellano fue la difusión del Cantar de mio Cid, recitado en infinidad de lugares ante gente que no tenía otro acceso al lenguaje literario". Hubo otros dos momentos clave: el descubrimiento de América con la llegada de una nueva lengua que sirviese para unificar el continente y trasmitir la cultura y los valores españoles, y el nacimiento de las repúblicas americanas a comienzos del siglo XIX. La maravillosa historia del español no sólo cuenta la evolución del español, sino que cada capítulo histórico (son 18) se completa con la glosa de dos personajes, personas o personillas (reales o literarios) que tuvieron relación con el periodo que se narra: Fernán González, Aldonza Lorenzo, Antón Pirulero, José Martí, Andrés Bello, Mercedes Sosa...El director del Instituto Cervantes y antiguo director de la RAE, señaló,en la presentación de este libro, que la lengua española siempre fue una lengua libre y mestiza, que ha avanzado a su aire, sin cortapisas y le ha permitido enriquecerse con aportaciones de todo lo que iba encontrando.De la misma opinión es el académico Juan Gil, quien ha dirigido 300 historias de palabras o, como dice su subtítulo, Cómo nacen y llegan hasta nosotros las palabras que usamos. Redactado por Fernando de la Orden e ilustrado por Manuel Durán. Las 300 palabras de este libro están elegidas con un criterio aleatorio, pero se ha procurado que fuesen conocidas y tuvieran una historia entretenida que contar. Las más antiguas son las que vienen del griego y el latín, y la más moderna, tanga, que procede del tupí (en Brasil).Los dos libros publicados coinciden en una misma palabra: arroba, cuya historia es sorprendente, ya que un término rural (es una medida de capacidad y peso) de origen árabe, que cayó en desuso durante generaciones, y que cobró otra dimensión al incorporarse a las direcciones del correo electrónico.El neoespañolA la vez que se multiplica la venta de libros sobre la corrección del idioma, la transfiguración del español acecha detrás de cualquier coma. La Guía práctica de neoespañol. Enigmas y curiosidades del nuevo idioma, recoge todas las expresiones y tropiezos en el lenguaje que alimentan la bicha tragona que engulle al castellano hasta ahora conocido. O al menos eso explica Ana Durante, el seudónimo con el que se esconde la autora de esta recopilación. "Pretende ser un manual de ayuda para aprender a hablar mal, que es lo que está prosperando, para que no nos quedemos descolgados de esta vertiginosa transformación del castellano", cuenta a través del correo electrónico de la editorial. Y no sólo reúne, también propone una serie de ejercicios al final de cada capítulo para lograr la excelencia atizando al castellano.Al hojear las páginas del ejemplar publicado por Debate salen al paso algunas manifestaciones, ordenadas por categorías, sorprendentemente reales, "todas lo son, nunca habría tenido imaginación suficiente para inventarlas", y se pueden leer cosas como "bañándose en sudor" (verbos), cuando lo correcto sería "bañado en sudor"; "se suicidarían antes de rendirse" (preposiciones, conjunciones y adverbios), donde el "de" toma la posición del "que". O, entre otras muchas, "el viento cambió de dirección sin cita previa", sin previo aviso, claro. Ana Durante detalla, además, desapariciones y degeneraciones. Una especie de Quién sabe dónde gramatical, el circo de los horrores de la palabra. La idea fue creciendo poco a poco, reposada durante 10 años de observación. "LIevaba mucho tiempo fijándome en cosas que me hacían reír o escandalizaban, hasta que caí en la cuenta de que configuraban un cierto patrón y empecé a ordenarlo", explica Durante. No se escapa nadie. "No es como si lo hiciera alguien sin la mínima educación, quien se sirve de ello es gente teóricamente culta, formada. El cambio se produce de arriba a abajo, y no al revés, como ha sido siempre". Y eso es lo que más extraña a Ana Durante, que ha espiado a compañeros, autores, presentadores y editores para llegar a una conclusión. Laberinto del que va a ser muy complicado escapar. "Creo que esto no tiene remedio", considera. "O en todo caso habría que esforzarse mucho para ello y seguramente sería un proceso de varios años".

Feria Internacional del Libro de Quito 2015

Publicado el 15 Ee noviembre Ee 2015 a las 17:40

Las otras palabras, la Feria Internacional del Libro (FIL) 2015, que se ­inaugurará este viernes 13 de noviembre de 2015 en el Museo Nacional de la Casa de la Cultura, tendrá una fuerte presencia de escritores ecuatorianos, quienes participarán en mesas de trabajo, lecturas literarias, talleres, charlas y presentaciones de libros.


Entre las novedades literarias más esperadas está la presentación de del libro ‘Una comunidad abstracta’, la primera novela de Jorge Izquierdo, uno de los siete finalistas del Premio Herralde de Novela 2015. En esta novela de corte autobiográfico, Izquierdo cuenta la historia de un artista plástico que vive en Vancouver (Canadá) y que atraviesa una serie de situaciones vinculadas con el mundo del arte. ‘Pensión Babilonia’, del escritor Adolfo Macías Huerta, es otra de las novelas imperdibles que se presentará en esta edición de la FIL.

La obra ganadora de los fondos concursables del Ministerio de Cultura cuenta la historia un matrimonio: un publicista casado con una de sus alumnas. La novela está divida en tres partes: la primera y la tercera cuentan la historia de la esposa relacionada con la pérdida de su hija y en la segunda se narra cómo el esposo se involucra en un grupo de personas que trata de practicar eutanasia de forma ilegal en Quito.

En poesía, una de las novedades más importantes es la presentación de ‘No mueras tan joven, todavía queda gente a quien decepcionar’, de Andrés Villalba Becdach. Un poemario lleno de frases bucólicas de un hombre que no quiere morir joven porque sabe que todavía quedan mujeres soterrañas, poetas malos y políticos atorrantes a quienes decepcionar.

 


Las apuestas literarias para 2016

Publicado el 18 Ee octubre Ee 2015 a las 11:35

FERIA DE FRÁNCFORT »

Las apuestas literarias para 2016

La Feria del Libro de Fráncfort confirma el auge del ‘domestic noir' y las novelas de amor y ciencia ficción

Don DeLillo, Rafael Chirbes, Joël Dicker, Karl Ove Knausgard, Almudena Grandes y Annie Proulx, entre los escritores conocidos; y Eugene Chirovici, Marlon James, Péter Gárdos, Rao Pingru y Canek Guevara, nieto del Che, entre los nombres a descubrir, forman el mosaico que resume lo que ha sido la 67ª Feria del Libro de Fráncfort que concluye hoy.

 

La escenificación del negocio del universo del libro, que empezó el miércoles con la polémica del boicot de Irán ante la presencia de Salman Rushdie, transcurrió serena. En esta edición de la feria no solo hubo menos público, sino también menos sorpresas literarias, o libros calientes, que hicieran correr a editores y agentes. Aunque la cita, donde se presentó Tierra negra (Galaxia Gutenberg), de Timothy Snyder, una mirada original sobre el Holocausto y sus posibles réplicas, sí ha servido para confirmar algunas tendencias: es el cuarto de hora del llamado domestic noir (intrigas psicológicas que transcurren en el entorno familiar, escritas a menudo en primera persona), se vislumbran en el horizonte las novelas románticas cruzadas con ciencia ficción, va en aumento la novelización de episodios importantes en la historia y crecen los ensayos que buscan comprender el presente histórico, económico y social.

 

Tras las oleadas del thriller de misterio religioso, seguido de la novela negra nórdica, de la que retrata la actualidad y de las narraciones históricas, es la hora de obras que siguen la estela de Perdida, de Gillian Flynn, y La chica del tren, de Paula Hawkins. Es la moda del domestic noir. La novela The widow, de la periodista británica Fiona Barton, que ha contratado Planeta, es un thriller psicológico en el que hay una viuda, un policía que investiga el caso y una reportera de un diario sensacionalista. Se ha vendido a 25 países y los derechos audiovisuales para playground.

 

 

Novedades de China

A 18 idiomas, entre ellos el español, ha sido vendido El libro de los espejos, del rumano Eugene Chirovici , una novela de misterio escrita en inglés, que editará Literatura Random House. En la tendencia de novela romántica con ciencia ficción el protagonismo es para All our wrong todays (Nuestros errores hasta hoy), primera obra del director de cine canadiense Elan Mastai que editará Alfaguara. Este mismo sello publicará lo nuevo de Joël Dicker, El libro de los Baltimore. En esta novela el suizo retoma al personaje que lo hizo famoso en La verdad sobre el caso Harry Quebert.

 

Fráncfort ha servido para anunciar la nueva novela de Don DeLillo: Zero K, que saldrá en Seix Barral. El escritor estadounidense aborda los temas de la muerte, la eternidad, el amor, la fragilidad del ser humano y las fronteras de la ética y el sentido de la vida.

 

China y su historia contemporánea tendrá una doble mirada. La primera la hará, en 2016, Rao Pingru, un autor chino de 94 años y una de las sorpresas de Fráncfort que ha contratado Salamandra. Es una obra entre novela gráfica e ilustrada titulada Nuestra historia. La otra China llegará en 2017 en las palabras del artista Ai Weiwei. Serán sus memorias, sin título aún, y que editará Debate.

 

Autores latinos por el mundo

 

Debuts: El comensal (Caballo de Troya), donde Gabriela Ybarra relata el asesinato de su abuelo por parte de ETA y la muerte de cáncer de su madre, se leerá en EE UU y Reino Unido. De Pan de limón con semillas de amapola(Planeta), de Cristina Campos, que saldrá en España en febrero, sobre la historia de dos hermanas que se reconcilian al heredar un viejo molino en Valldemossa, esperan ofertas de Alemania, Italia, Polonia, Suecia y Dinamarca.

Inédito: Cuando éramos ángeles, de Beatriz Rodríguez, que publicará Seix Barral en enero, ha interesado a editoriales de Francia, Alemania, Holanda, Italia, EE UU, Reino Unido, Rumanía, Japón, Eslovenia y Brasil.

Conocidos: Rafael Chirbes, cuya novela póstuma París-Austerlitz editará Anagrama en enero, se publicará también en Alemania. La misma editorial ha vendido los derechos de Cicatriz, de Sara Mesa, a EE UU y Francia. Lo próximo de Almudena Grandes, Los besos en el pan (Tusquets), se negocia con Italia y Holanda. Lo último de Clara Usón, Valor (Seix Barral), tres historias sobre el valor de la revolución, la fe y el dinero, estará en Italia.

Long sellers: También esto pasará (Anagrama), de Milena Busquets, prosigue su recorrido por varios países europeos, al igual que El despertar de la señorita Prim (Planeta), de Natalia Sanmartín Fenollera.

Latinoamericanos: hay dos venezolanos. El primero, Alberto Barrera que, con Patria o muerte (Premio Tusquets de novela), sobre la crisis venezolana y últimos días de Hugo Chávez. se leerá en Francia, Holanda, Portugal, Suecia, Alemania y EE UU. El otro es Rodrigo Blanco con La noche (Alfaguara), que editará Gallimard en Francia. La misma editorial francesa publicará la novela La Oculta, del colombiano Héctor Abad Faciolince.

Realidades hechas novela son las del libanés Hisham Matar en El retorno (Salamandra), sobre la historia de su país. Sobre abusos a menores en Irlanda por parte de un cura tratará Los campos (Galaxia Gutenberg), de Kevin Maher. Fiebre al amanecer (Alfaguara), del húngaro Péter Gárdos, relata una historia de amor verídica posHolocausto. A finales de febrero se editará la historia del intento de asesinato del cantante Bob Marley novelada por el jamaicano Marlon James en Breve historia de siete asesinatos, premio Booker, en Malpaso. De Suecia llegará la última novela que Henning Mankel publicó, Botas de lluvia suecas, en Tusquets. Esa misma editorial traerá de Annie Proulx con su novela Baarkskins, dos sagas familiares del siglo XIX al presente. Anagrama publicará los volúmenes cinco y seis de Mi lucha, del noruego Karl Ove Knausgard, además de negociar con él una novela no autobiográfica.

 

Entre las revelaciones latinoamericanas figurarán Canek Guevara, nieto del Che Guevara. Publicará 33 revoluciones (Alfaguara), sobre la cotidianidad de Cuba con el fondo de una fuerte crítica al régimen de Fidel Castro. Entre las biografías destacará la de Diego Armando Maradonna. Tocado por Dios. Cómo ganamos la Copa del Mundo México 86, escrita por el futbolista argentino y el periodista Daniel Arcucci, contará la vida del jugador y su llegada a la cima. Lo publicará Penguin Random House en primavera.

 

En el apartado de ensayo destacan dos libros: Worlds Apart (Mundos aparte), sobre la Guerra fría, de Odd Arne Westad, en Galaxia Gutenberg; y The Politics of Hope (La política de la esperanza), de Owen Jones, en Seix Barral, donde este referente de la izquierda invita a pasar a la acción.

 

Entre las tendencias más destacadas por Blanca Rosa Roca, de Roca Editorial, que siempre acude a la Feria de Fráncfort y demás encuentros literarios, figura la de libros para colorear, “hay de todos los tamaños, y temas”. Y añade “Muchas memorias, y algunos libros importantes sobre la imaginación, la esperanza de una nueva política y muchos sobre cocina, dietas naturales para el bienestar”.

Premio Nobel de Literatura 2015

Publicado el 8 Ee octubre Ee 2015 a las 8:25

La escritora bielorrusa Svetlana Alexievich, de 67 años, es la ganadora del Premio Nobel de Literatura 2015. El dictamen de la Academia sueca destaca "sus escritos polifónicos, un monumento al sufrimiento y al coraje en nuestro tiempo". Escritora y periodista, ha retratado en lengua rusa la realidad y el drama de gran parte de la población de la antigua URSS, así como de los sufrimientos de Chernóbil, la guerra de Afganistán y los conflictos del presente. Es muy crítica con el Gobierno bielorruso.

 

Nacida en Ucrania, hija de un militar soviético, de origen bielorruso. Cuando su padre se retiró del Ejército, la familia se estableció en Bielorrusia y allí ella estudió periodismo en la Universidad de Minsk y trabajó en distintos medios de comunicación. Se dio a conocer con La guerra no tiene rostro de mujer, una obra que finalizó en 1983 pero que, por cuestionar clichés sobre el heroísmo soviético y por su crudeza, solo llegó a ser publicada dos años más tarde gracias al proceso de reformas conocido por la perestroika. El estreno de la versión teatral de aquella crónica descarnada en el teatro de la Taganka de Moscú, en 1985, marcó un hito en la apertura iniciada por el dirigente soviético Mijaíl Gorbachov.

 


Muy influida por el escritor Alés Adamóvich, al que considera su maestro, Alexievich aborda sus temas con técnica de montaje documental. Su especialidad es dejar fluir las voces -monólogos y corales- en torno a las experiencias del "hombre rojo" o el "homo sovieticus" y también postsoviético. La obra de Alexievich gira en torno a la Unión Soviética para descomponer este concepto en destinos individuales y compartidos y, sobre todo, en tragedias concretas. Alexievich se mueve en el terreno del drama, explora las más terribles y desoladas vivencias y se asoma una y otra vez a la muerte. En 1989 publicó Tsinkovye Málchiki (Los chicos de cinc) sobre la experiencia de la guerra en Afganistán. Para escribirlo se recorrió el país entrevistando a madres de soldados que perecieron en la contienda. En 1993, publicó Zacharovannye Smertiu (Cautivados por la muerte) sobre los suicidios de quienes no habían podido sobrevivir al fin de la idea socialista. En 1997, le tocó el turno a la catástrofe de la central nuclear de Chernóbil en Voces de Chernóbil, publicado en castellano en 2006 por Editorial Siglo XXI, que reeditó el año pasado Penguin Random House.

 

El año pasado lanzó El tiempo de segunda mano. El final del hombre rojo, publicado en alemán y en ruso. En este nuevo documento, Alexievich se propone "escuchar honestamente a todos los participantes del drama socialista", dice el prólogo. Afirma la escritora que el "homo sovieticus" sigue todavía vivo, y no es solo ruso, sino también bielorruso, turcomano, ucraniano, kazajo... "Ahora vivimos en distintos Estados, hablamos en distintas lenguas, pero somos inconfundibles, nos reconocen en seguida. Todos nosotros somos hijos del socialismo", afirma, refiriéndose a quienes son sus "vecinos por la memoria". "El mundo ha cambiado completamente y no estábamos verdaderamente preparados", dijo en una reciente entrevista a Le Monde. Atrapada aún en el espacio soviético, Alexievich indaga con angustia y sufrimiento sobre el fin de una cultura, una civilización, unos mitos y unas esperanzas.

 

Crítica con el régimen del presidente bielorruso Alexandr Lukashenko, la escritora reside la mayor parte del tiempo en el extranjero y últimamente lo hace en Alemania, donde su último libro ha tenido un enorme impacto.

Revival , la nueva novela de Stephen King

Publicado el 18 Ee agosto Ee 2015 a las 9:50

Revival , la nueva novela de Stephen King, verá la luz en español el próximo 10 de septiembre, de la mano de Plaza&Janés.

 

Tras su última obra policíaca, Mercedes, el maestro del terror y gran conocedor de la compleja naturaleza del ser humano publica Revival, una historia oscura y realista sobre la adicción y el fanatismo.

 

 

La novela gira en torno a un pacto diabólico entre un pastor renegado y un joven torturado que huye de sí mismo a lo largo alo largo de cinco décadas y en la que se muestra uno de los más terroríficos finales que Stephen King haya escrito.

 

El autor describe sin complejos a la clase media estadounidense y aprovecha antes que nadie las influencias de la cultura popular, la televisión o el cine en sus libros.

 

Revival se traslada a octubre de 1962 y a una pequeña localidad de Nueva Inglaterra y comienza cuando la sombra de un hombre se cierne sobre un niño que juega ensimismado con sus soldaditos. Cuando, el niño, Jamie Morton levanta la cabeza ve una figura imponente.

 

Se trata de Charles Jacobs, el nuevo pastor del pueblo. Los dos compartirán un estrecho vínculo, basado en su fascinación por los experimentos con electricidad. Varias décadas más tarde, Jamie ha caído en las drogas y lleva una vida nómada tocando la guitarra para diferentes bandas por bares de todo el país y vuelve a cruzarse con Jacobs, dedicado ahora al espectáculo y a crear deslumbrantes ‘retratos de luz’. Un encuentro que tendrá profundas consecuencias para ambos.

 

Guillermo Martinez, ganador del I Premio de Cuento García Marquez

Publicado el 16 Ee julio Ee 2015 a las 9:15

Estaba recién mudado y pronto había advertido que la alfombra raída de la sala ocultaba un piso todavía más difícil de mostrar. Por eso no me sorprendí tanto cuando dos hombres bajaron de un camión a mi puerta una alfombra enrollada, fuertemente atada en los extremos: supuse que había sido una cortesía o un remordimiento del propietario. Cuando los hombres se fueron corté el hilo de los bordes y al desplegar la alfombra rodó, o debería decir, se reveló a mis pies, el cuerpo de una mujer joven, desnuda, indudablemente muerta. Aún así, pensé con tristeza, era un cadáver exquisito.

 

Me dirigí de impulso a la habitación y busqué entre las cajas aún sin desocupar una sábana que puse sobre su cuerpo. Desde el sillón me detuve a observar su cara y de repente algo que no había visto al principio se tornó familiar. Un inconfundible lunar en la mejilla me hizo recordar a quien por varios años fuera mi compañera de clase. Miles de minutos desde un pupitre lateral estuve dedicado a estudiar el perfil de quien hoy me veía forzado a reconocer en la forma idéntica de un lóbulo, un pómulo redondo, una firmeza en la nariz y ese mismo lunar que fueron desde siempre más que un deseo de adolescencia.

 

Sin embargo, no era del todo ella. Cada rasgo por separado coincidía con mi recuerdo pero el conjunto no poseía la armonía que recordaba en su rostro. Extendí entonces la sábana de tal forma que la cubriese por completo. Abrí el mueble bar y me serví una copa de ginebra. El alcohol, pese a lo que mi médico se empeñaba en afirmar, mitigaba la ansiedad a la que propendía mi ánimo. Al segundo sorbo mi mente se aclaró. Mojé una esquina del embozo en el líquido y froté el lunar. Desapareció.

 

Apenas pude advertir lo sucedido; sonó el timbre, una, dos veces. Tras mi sobresalto, miré de un lado a otro buscando dónde esconderla a ella, dónde esconderme yo. Puse, luego, sin ruido mi copa en una mesa, y me paralicé, se paralizó todo a mi alrededor. Imponente, sonó otra vez el timbre y, en el acto, escuché que alguien habló: ―Disculpe, señor, ¿puede oírme? Hubo un error, me reclaman la alfombra en otra dirección.

 

¡Ahora voy!, dije. Tras un corto momento de alivio, me aterrorizó la idea de tener que empaquetar el cadáver. Igual no debería haber contestado. Cuando empecé a enrollar a la chica, descubrí un mensaje pintado en su espalda: un número de teléfono. Lo anoté. Amarré bien la alfombra y la arrastré hasta la puerta. Los repartidores la cargaron y se la llevaron. Me senté en el sillón con el teléfono en una mano y la copa en la otra. Me la bebí de un solo trago, marqué el número y esperé respuesta.

 

Con cada tono se me aceleraba más el pulso. Después de muchos, la llamada se cortó. Memoricé el número en mi móvil y busqué el contacto recién creado en el listado de Whatssap. Ahí estaba. Respiré hondo antes de enfrentarme a la foto de perfil que veía borrosa por la ginebra. Amplié la imagen. Dejé de sentir el mundo a mi alrededor, sólo los latidos de mi corazón retumbando en mis sienes, cuando vi, sonriendo, a la chica muerta que llegó a mí en una alfombra. Estaba en línea. Escribiendo...

 

"Ten cuidado con lo que deseas porque lo puedes conseguir", decía su primer mensaje. Pocos segundos después, el emoticono de un corazón roto. Sentí una opresión en el mío, un dolor en el brazo izquierdo y un latigazo en el estómago. Alguien había envenenado mi copa de ginebra, me mareaba y no podía leer las letras, cada vez más borrosas, de su último mensaje: "El amor no correspondido se convierte en un cadáver muy exigente".

 

Colombia: roban primera edición de Cien años de soledad

Publicado el 9 Ee mayo Ee 2015 a las 0:45

Colombia: roban primera edición de "Cien años de soledad"

El ejemplar fue sustraído en la Feria Internacional del Libro de Bogotá (Filbo), donde era exhibido desde el pasado 21 de abril, informaron fuentes oficiales.

La primera edición de "Cien años de soledad", considerada la obra cumbre del fallecido escritor colombiano Gabriel García Márquez, estaba en una vitrina especial bajo llave y con constante vigilancia.

El libro forma parte de la colección personal del reconocido librero Álvaro Castillo, quien la prestó en medio del homenaje que la Filbo rinde a García Márquez tras cumplirse un año de su muerte.


"El ejemplar robado es invaluable y no debe salir a la venta", dijo Castillo en una corta declaración al diario El Tiempo de Bogotá, que exhibe una foto del aspecto que debe tener la portada del ejemplar robado.

Castillo, quien aseguró que ya puso una denuncia formal por lo sucedido, recibió el libro de las manos de García Márquez, quien se lo entregó con una dedicatoria firmada: "Para Álvaro Castillo, el librovejero, como ayer y como siempre, su amigo Gabriel".

Macondo, "país invitado"

El principal homenaje de la Filbo al escritor colombiano fue elegir a Macondo, el legendario pueblo de la obra garcíamarquiana, como "país invitado". Además, se impartieron conferencias, se organizaron foros y se reprodujo, por ejemplo, una gallera, un elemento muy presente en sus obras, en uno de los pabellones.

En tanto, en esta misma jornada, se anunció que los manuscritos, cartas, fotografías e innumerables notas y apuntes del nobel colombiano Gabriel García Márquez que adquirió el Centro Harry Ransom de la Universidad de Texas (en Estados Unidos), serán abiertos al público el próximo octubre. La sorpresa la dio José Montelongo, bibliotecario de la Colección Latinoamericana Benson, durante una charla en la Filbo.

La Feria del Libro de Bogotá, recuerda el diario español El Mundo, "es clave para la venta de ejemplares en un país donde la lectura es muy baja. Algunas editoriales estiman que el 60% de sus facturaciones se realiza en las dos semanas que dura el encuentro".

Imaginarios nuevo libro de Carlos Escamilla

Publicado el 23 Ee abril Ee 2015 a las 21:40

Publicado el 23 abril 2015 por Jordi_diez

Según confiesa el propio autor, él es de Olanchito, una población de Honduras que se caracteriza porque desde el año 1530 en cada casa, por humilde que sea, vive un poeta, y no voy a ser yo quien lo ponga en duda porque en la casa donde nació el señor Carlos Escamilla no solo les nació un poeta, sino que les nació un escritor con un talento extraordinario para este trabajo de juntar letras y convertirlas en historias.

Y esto es lo que ha hecho precisamente el autor en un compendio de cuentos, vivencias e historias, muchas de ellas narradas en primera persona y otras en tercera, pero situadas dentro de su círculo más cercano, juntar letras y convertirlas en pequeñas obras de gran talento.

Como he dicho en otras ocasiones en este mismo blog, no soy demasiado amante de los cuentos, a pesar de que los disfruto muchísimo mientras los leo, pero si bien entiendo que es un palo de la literatura de gran dificultad y valor literario, creo que en las novelas es donde el esfuerzo y el talento real del autor se ve con mayor claridad, por eso estoy esperando en ascuas una novela de Carlos Escamilla. Él mismo se declara en uno de sus cuentos incompetente para escribir una novela, pero estoy seguro de que no lo es. Solo es miedo escénico previo al reto.

En su libro Imaginarios denota un talento extraordinario, una capacidad de narración que no tiene nada que envidiar a los grandes. Puede parecer exagerado lo que digo, pero no lo es. Quizá la obra no sea la mejor del mundo, pero hay momentos en las letras del señor Escamilla que me quedé boquiabierto con la facilidad de su prosa y la belleza de la misma. Eso es un don, que se entrena, por supuesto, pero es un don que como los famosos pimientos del Piquillo, unos lo tienen y otros non.

Como en cualquier libro de cuentos, hay algunos que me han gustado mucho, como El diablo, por citar uno de los últimos, y otros que no tanto, pero el conjunto de ellos guarda una línea argumental relacionada con la vida del autor, sus orígenes en Honduras, en Olanchito, y su vida de inmigrante en los Estados Unidos. Y es desde esa óptica de desterrado que delata las penurias de sí mismo y de su entorno por adaptarse al nuevo país, así como describe la añoranza de los inmigrantes y la inestabilidad en la que viven aquellos que han cruzado a tierra desconocida sin llegar a marchar nunca y sin poder regresar jamás.

Os dejo una muestra de un minicuento que se titula Ilusión:

Por mucho tiempo fue el dueño indiscutible del récord de la patada más alta en Latinoamérica.

Luego, alguien le aseguró que en los Estados Unidos ganaría mucho más dinero con el manejo del taekwondo.

Ya han pasado varios años y no volvió a saltar.

Por el contrario, cada vez que se agacha a pegar un ladrillo, le cruje la espalda y, desde el fondo de su alma, maldice a Nueva York.

De verdad os recomiendo las letras del señor Carlos Escamilla, a quien veo como una especie de gran bailarín que no se atreve todavía con una obra completa de Txaikovski, pero al que ya se le adivinan las maneras que lo llevarán al circuito internacional en cualquier momento, y entonces, cuando suceda esta evidencia, nosotros podremos decir: yo ya lo conocía.

Resumen del libro (editorial)

Imaginarios es un libro de cuentos en tres partes.El futuro, invitan a un joven poeta a participar en la Feria del Libro de Miami.El presente, vivencias de un joven emigrado a Estados Unidos.Y el pasado, el mundo mágico en Olanchito Yoro, Honduras.Imaginarios se enfoca en las influencias culturales de la sociedad latinoamericana en Estados Unidos y al revés; porque de alguna manera ambas sociedades están conectadas, y por lo tanto, es fácil perder el sentido de la realidad cuando se vive en un punto intermedio.

Una mirada a la trayectoria literaria de Oscar Acosta

Publicado el 29 Ee marzo Ee 2015 a las 21:50

Óscar Acosta nació en el Barrio Las Delicias de la ciudad de Tegucigalpa en 1933 y falleció en la misma ciudad-capital el 15 de julio de 2014. Se desempeñó como Jefe del Departamento Editorial de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras; fue Director de las revistas “Honduras Literaria”, “Revista de la Universidad” y “Extra”; miembro del Consejo Editorial y Jefe de Redacción del diario “El Día”. Fundó la Editorial Nuevo Continente en Tegucigalpa, presidió la Asociación de Prensa Hondureña (APH) y fue Presidente de la Academia Hondureña de la Lengua.

Entre otros galardones recibió el Premio de Poesía “Rubén Darío”, en Managua, Nicaragua, en 1960; el de Ensayo “Rafael Heliodoro Valle” otorgado por la UNAH en 1961; Juegos Florales de Quetzaltenango, en Guatemala, también en 1961 y el Premio Nacional de Literatura “Ramón Rosa” en 1979.

El poeta Acosta Zeledón publicó las siguientes obras: “Responso al cuerpo presente de José Trinidad Reyes”, (Poesía), Lima, Perú, 1955; “El Arca” (Cuentos breves), Lima, 1956. “Poesía Menor”, Lima, 1957; “Tiempo Detenido” (Poesía), San Salvador, El Salvador, 1962; “Rafael Heliodoro Valle, vida y obra” (Ensayo), Tegucigalpa, 1964; “Mi País” (Poesía), San José, Costa Rica, 1971 y numerosas antologías y artículos periodísticos.

Su obra ha sido comentada favorablemente por escritores nacionales y extranjeros, entre ellos podemos mencionar a los siguientes: Rafael Heliodoro Valle, Medardo Mejía, José Luis Quesada, Helen Umaña, Hernán Antonio Bermúdez, Ramón Oquelí Garay y Eduardo Bähr, para citar unos pocos. Entre los autores extranjeros se hallan, por ejemplo, Alfonso Reyes, Miguel Ángel Asturias, Gerardo Diego, Pablo Antonio Cuadra, Isaac Felipe Azofeifa y Sebastián Salazar Bondy, entre muchísimos más.

El polígrafo Óscar Acosta cultivó diversos géneros literarios que van de la poesía a la biografía y de éstas a la narrativa hasta confluir en el ensayo; también fue antólogo de poetas y narradores hondureños. Vale apuntar que se le ubica en la Generación del 50, donde lo acompañan insignes creadores como Antonio José Rivas, Pompeyo del Valle, Roberto Sosa, Nelson E. Merren, Rodolfo Sorto Romero y Eduardo Bähr; los dramaturgos Francisco Salvador y Saúl Toro; los historiadores Ramón Oquelí Garay y Marcos Carías Zapata, junto a los pintores Arturo Luna, Moisés Becerra, Juan Ramón Laínez y el ceramista Arturo Machado.

De acuerdo con el poeta José González, la Generación del 50, “aún con intensa vigencia en Honduras, fue influenciada por el simbolismo francés y en sus inicios por la generación española del 27; fue notoria la presencia de Pablo Neruda y de César Vallejo…” Por ello es que la poesía de Óscar Acosta está llena de escenas cotidianas que algunos pudieran, a simple vista, considerar intrascendentes. Él nos muestra un mundo que se vive a diario, que se respira, sufre, disfruta y se recuerda; nos plantea los grandes temas humanos que nos han inquietado a través de la historia: el amor, con todas sus aristas, matices y dimensiones; así como la muerte, la infancia, la esperanza, la incertidumbre de un futuro que se desconoce —un tiempo que ya no será, ni del poeta, ni de la mujer amada— pero que guardará el recuerdo de ese amor que se difunde, se hereda y se multiplica en otros:

Ignoro quién recogerá

estas frases.

Es posible que entonces

no seamos, tú y yo,

ni estática ceniza

ni barro sumergido.

Desde mi monarquía

compartida, te recuerdo.

Y si volvieras a nacer

te prometo que siempre

serías, como ahora lo eres,

mi mujer y mi reina.

(Escrito en Piedra; Selección poética)

Veamos el primer poema de Poesía menor intitulado “El libro de poemas”:

Estas páginas llevan el mismo rumbo.

Todas ellas forman una alameda de norte

a sur; árboles solos en la noche.

No hay descanso para ellas. Las interroga

el hombre cuando necesita un espejo,

cuando la lágrima busca un ojo redondo,

cuando una caricia requiere constructor;

se buscan, hacen falta, se abren solas

como una enorme y misteriosa flor de plumas.

Leamos, en voz baja, el libro de poemas.

En primera instancia, detectamos la brevedad y la precisión característica de su poesía; luego la inversión de la lógica y un desplazamiento imaginario que va de norte a sur y que guían el andamiaje poético. La estrofa se convierte en una suerte de párrafo que no busca la coherencia ni la secuencia de orden gramatical, sino que la designación y la metaforización. El poeta nos exhorta a la lectura de sus “pininos”, de sus postulados teóricos que habrían de constituirse en una estética vanguardista. Esto es, “el verso libre, desnudo, sin afeites” del que hablaron muchos estudiosos, como Roberto Armijo y Rodolfo Sorto Romero.

Según las palabras del autor venezolano Juan Liscano, “Acosta canta lo cotidiano, lo que ve a su paso, lo de cada día, la sencillez, el tesoro oculto de las cosas que ni se mueven, ni se quejan, ni respiran.” Otro elemento que caracteriza la poesía de nuestro polígrafo es la concisión que no implica la evasión de los cánones tradicionales, sino su transformación o la asunción de las nuevas propuestas que estuvieron en boga en su tiempo existencial. Acosta expresó con maestría temas complejos con metáforas breves, penetrantes y contundentes, que no dejan ninguna duda con respecto a la estirpe de la cual descienden los grandes hacedores de palabras.

Como dijo Liscano, “Acosta tuvo el don de la poesía menor y también de la poesía breve; en él persevera la actitud para decir bellas cosas en pocas palabras, un trasfondo lírico, elegíaco y erótico, impregna todos sus versos de una común humedad sentimental”.

Claves de novela de Gabriel Garcia Marquez

Publicado el 22 Ee marzo Ee 2015 a las 23:45

Claves de Cien años de soledad

 

La obra maestra de García Márquez fue la primera en español que dejaba de ser una paliza (de pícaros, quijotes, páramos y cruces) y abrió al lector un lugar hospitalario

 

 

 

Los orígenes

 

A Gabriel García Márquez lo asaltó la idea de la novela cuando su madre le pidió acompañarla a Aracataca, el pueblo donde nació, para visitar la casa de su infancia y venderla. Pasaron 40 años y varias versiones antes de que un día, llevando a Mercedes y los muchachos de vacaciones a la playa, se le reveló la clave que había buscado en vano: lo contaría todo como lo había hecho su abuela, como si todo fuera cierto. Giró el auto, volvió a la ciudad de México y se encerró un año a escribir. Cuando despertó, la novela estaba allí.

 

El título

 

Hay una canción afroamericana llamada One Hundred Years of Solitude, un lamento de esclavos del Sur. Y hay un corto del cine mudo en el que un soldado de la guerra civil, frente al pelotón de fusilamiento, recuerda su vida fugaz. Pero en Cien años de soledad se trata de la sol-edad, la edad solar. La saga guerrera de los padres, cuya extraordinaria arbitrariedad multiplica las batallas y destruye la familia, el pueblo y la memoria. Su primer título fue La casa. Postulaba la casa familiar, reconstruida por la lectura. Por primera vez, la novela en español deja de ser una paliza (de pícaros, quijotes, páramos y cruces) y abre al lector un lugar hospitalario.

 

La hipótesis

 

Esta novela se construye en contra de la tradición narrativa, socialmente situada. En lugar de espacios antagónicos (vida pública-vida privada), postula la complementariedad del modelo cognitivo aborigen. Los opuestos se articulan, se requieren, y hacen figura. Los ciclos de abundancia y carencia se suceden como espacios del mundo al derecho y el mundo al revés. Cien años de soledad es también un alegato de las regiones; esto es, de un relato previo a los Estados, libre de las fronteras, legendario y autárquico. Al final, todo lo hemos leído por sobre el hombro de otro lector, el último de los Buendía. Cada lector es el último Buendía. O el primero de una patria paralela, la lectura.

 

Los ciclos

 

Ya en la primera página advertimos que los estilos que se traman corresponden al discurso mítico, que encarna en los gitanos, los jóvenes que ensayan la alquimia y el patriarca que utiliza los “inventos” disfuncionalmente. Pronto emerge el discurso histórico, con las elecciones tramposas, la rebelión de Aureliano y la guerra civil, que traduce un radical desengaño de la historia política. Se trama enseguida la voz de los recuentos (“Esto ya me lo sé de memoria”, dice Úrsula). Y cierra la espiral el habla apocalíptica, cuando la novela se va borrando a sí misma. Cada lenguaje es, a la vez, temporal: legendario, cronológico, memorioso y del fin.

 

Los lectores

 

Cien años de soledad le ha dado al acto de leer una función emotiva, educándonos en su extraordinaria sutileza, a un tiempo barroca y lírica, tan elaboradísima como ligerísima. La gran parábola de la lectura es la “peste del insomnio”, que pone a prueba la capacidad del nombre de retener a la cosa que nombra. Pero no sólo se trata de las escenas de la lectura que se despliegan una detrás de otra, como un escenario más barroco que fantástico. Se trata también de que esta novela, excediendo la lección de Borges, no sólo inventa a sus precursores (Rabelais, Faulkner, Rubén Darío), sino que crea a sus lectores. Quienes la leímos el mismo año de su aparición (1967) confirmamos nuestra fe en una América Latina capaz de su diferencia creativa y moderna. Pero una generación después fue leída como la utopía emancipatoria de los proyectos nacionales perdidos. Mis estudiantes la leen intrigados por su propio asombro, placer y zozobra, como si sólo en el lenguaje español, desde el Quijote, fuese posible sustituir al mundo desde la escritura.

 

El incesto

 

La obsesión del incesto la lleva Úrsula como una maldición del linaje. En el origen está el hijo con cola de cerdo, y está también en la profecía del hijo comido por las hormigas. La prohibición del incesto organiza el sistema de parentesco y da un valor de intercambio al bien familiar más preciado, las hijas. Pero en la novela lo que no se construye es la vida cotidiana, seguramente agotada por Balzac. Úrsula, sin embargo, hace del incesto otra denuncia de la violencia patriarcal. Como Pedro Páramo de Juan Rulfo, Cien años de soledad combate la paternidad errática como el centro del mal.

 

El realismo mágico

 

Al joven escritor que me preguntó qué nos queda del realismo mágico le respondí: nos quedas tú. Porque nada es más real que la magia de la lectura. Y cualquiera que haya reconocido la ética de los afectos podrá transcurrir deleitoso por estas páginas de provecho. Una vez le pregunté a Toni Morrison si los negros que en sus novelas vuelan de vuelta al África salían de las páginas de Gabo. No, me respondió, salen de Ohio. Había ella encontrado ese mito popular entre los campesinos negros. Cuando el padre se marchaba, la familia acudía a esa explicación. Como ocurre con Remedios la Bella. Cuando un vendedor ambulante se robó a la chica bonita del pueblo, su familia explicó que había subido al cielo en cuerpo y alma. En ambos casos, la cultura popular sutura las heridas sociales con el mito del vuelo. Si el negro de Toni Morrison se cruza en el cielo de las Antillas con Remedios la Bella es porque ambos salen de la cultura afroamericana. Él es el ángel de la historia (de la destrucción), ella es el ángel de la fábula (de la reparación). Se cruzan, en verdad, en el horizonte de nuestra lectura. No es fácil leer, pero se aprende.

 

Cien años de soledad es el primer libro de la colección Biblioteca Gabriel García Márquez que EL PAÍS ofrece desde este domingo a los lectores.


100 cuentos de la Literatura Universal

Publicado el 14 Ee marzo Ee 2015 a las 22:30

Puedes leerlos dando clik en este enlace y de alli seleccionarlo

A la deriva – Horacio Quiroga

Aceite de perro – Ambrose Bierce

Algunas peculiaridades de los ojos – Philip K. Dick

Ante la ley – Franz Kafka

Bartleby el escribiente – Herman Melville

Bola de sebo – Guy de Mauppassant

Casa tomada – Julio Cortázar

Cómo se salvó Wang Fo – Marguerite Yourcenar

Continuidad de los parques – Julio Cortázar

Corazones solitarios – Rubem Fonseca

Dejar a Matilde – Alberto Moravia

Diles que no me maten – Juan Rulfo

El ahogado más hermoso del mundo – Gabriel García Márquez

El Aleph – Jorges Luis Borges

El almohadón de plumas – Horacio Quiroga

El artista del trapecio – Franz Kafka

El banquete – Julio Ramón Ribeyro

El barril amontillado – Edgar Allan Poe

El capote – Nikolai Gogol

El color que cayó del espacio – H.P. Lovecraft

El corazón delator – Edgar Allan Poe

El cuentista – Saki

El cumpleaños de la infanta – Oscar Wilde

El destino de un hombre - Mijail Sholojov

El día no restituido – Giovanni Papini

El diamante tan grande como el Ritz – Francis Scott Fitzgerald

El episodio de Kugelmass – Woody Allen

El escarabajo de oro – Edgar Allan Poe

El extraño caso de Benjamin Button – Francis Scott Fitzgerald

El fantasma de Canterville – Oscar Wilde

El gato negro – Edgar Allan Poe

El gigante egoísta – Oscar Wilde

El golpe de gracia – Ambrose Bierce

El guardagujas – Juan José Arreola

El horla – Guy de Maupassannt

El inmortal – Jorge Luis Borges

El jorobadito – Roberto Arlt

El nadador – John Cheever

El perseguidor – Julio Cortázar

El pirata de la costa – Francis Scott Fitzgerald

El pozo y el péndulo – Edgar Allan Poe

El príncipe feliz – Oscar Wilde

El rastro de tu sangre en la nieve – Gabriel García Márquez

El regalo de los reyes magos – O. Henry

El ruido del trueno – Ray Bradbury

El traje nuevo del emperador – Hans Christian Andersen

En el bosque – Ryonuosuke Akutakawa

En memoria de Paulina – Adolfo Bioy Casares

Encender una hoguera – Jack London

Enoch Soames – Max Beerbohm

Esa mujer – Rodolfo Walsh

Exilio – Edmond Hamilton

Funes el memorioso – Jorge Luis Borges

Harrison Bergeron – Kurt Vonnegut

La caída de la casa de Usher – Edgar Allan Poe

La capa – Dino Buzzati

La casa inundada – Felisberto Hernández

La colonia penitenciaria – Franz Kafka

La condena – Franz Kafka

La dama del perrito – Anton Chejov

La gallina degollada – Horacio Quiroga

La ley del talión – Yasutaka Tsutsui

La llamada de Cthulhu – H.P. Lovecraft

La lluvia de fuego – Leopoldo Lugones

La lotería – Shirley Jackson

La metamorfosis – Franz Kafka

La noche boca arriba – Julio Cortázar

La pata de mono – W.W. Jacobs

La perla – Yukio Mishima

La primera nevada – Julio Ramón Ribeyro

La tempestad de nieve – Alexander Puchkin

La tristeza – Anton Chejov

La última pregunta – Isaac Asimov

Las babas del diablo – Julio Cortázar

Las nieves del Kilimajaro – Ernest Hemingway

Las ruinas circulares – Jorge Luis Borges

Los asesinatos de la Rue Morgue – Edgar Allan Poe

Los asesinos – Ernest Hemigway

Los muertos – James Joyce

Los nueve billones de nombre de dios – Arthur C. Clarke

Macario – Juan Rulfo

Margarita o el poder de Farmacopea – Adolfo Bioy Casares

Markheim – Robert Louis Stevenson

Mecánica popular – Raymond Carver

Misa de gallo – J.M. Machado de Assis

Mr. Taylor – Augusto Monterroso

No hay camino al paraiso – Charles Bukowski

No oyes ladrar los perros – Juan Rulfo

Parábola del trueque – Juan José Arreola

Paseo nocturno – Rubem Fonseca

Regreso a Babilonia – Francis Scott Fitzgerald

Solo vine a hablar por teléfono – Gabriel García Márquez

Sobre encontrarse a la chica 100% perfecta una bella mañana de abril – Haruki Murakami

Tlön, Uqbar, Orbis Tertius – Jorge Luis Borges

Tobermory – Saki

Un día perfecto para el pez plátano – J.D. Salinger

Un marido sin vocación – Enrique Jardiel Poncela

Una rosa para Emilia – William Faulkner

Vecinos – Raymond Carver

Vendrán lluvias suaves – Ray Bradbury



Inicia el festival poetico mas importante de America Central

Publicado el 18 Ee febrero Ee 2015 a las 18:40

Ernesto Cardenal anunció que su poesía llegaba cargada de compromiso político. "Esta lectura mía es un homenaje al Gran Lago de Nicaragua, que está gravemente amenazado", dijo el poeta de 90 años, en referencia al Canal Interoceánico valorado en 50 mil millones de dólares que el presidente Daniel Ortega planea construir en este país con apoyo económico del empresario chino Wang Jing En este Festival participan 115 poetas de 51 países, aunque el invitado de honor es el poeta y cantautor español Luis Eduardo Aute, quien presentó su libro de poesía Animalhada. Además, cada año se realiza un carnaval en el que se entierra de forma simbólica un problema social, en esta ocasión la violencia que carcome a Centroamérica.

El evento se realiza este año bajo un contexto político difícil en Nicaragua. Miles de nicaragüenses han protestado contra el proyecto del llamado Gran Canal, una megaobra que partiría al país en dos, desde las costas del Pacífico hasta las del Caribe, y que tendría, a decir por científicos y ambientalistas nicaragüenses, un impacto atroz en el sensible ecosistema del Gran Lago, la mayor reserva de agua dulce de Centroamérica y la principal maravilla natural de Nicaragua.

 

Es un proyecto que acabaría con Granada, con las isletas, con Solentiname

El poeta Ernesto Cardenal en referencia al gran proyecto del canal oceánico

Es el archipiélago de Solentiname, localizado en el interior del lago, donde Ernesto Cardenal fundó una congregación de artesanos y pescadores a quienes formó políticamente bajo una utopía de vida en comunidad, sin diferencias sociales y bajo la idea de la justicia y la igualdad. Es en ese archipiélago donde inspiró su célebre El Evangelio de Solentiname, y es ahora éste el símbolo de su nueva cruzada intelectual: Cardenal, a sus 90 años, no descansa en defender públicamente el lago ante la amenaza de la que sería una gigantesca obra de ingeniera financiada con fondos chinos.

 

"Es un proyecto que acabaría con Granada, con las isletas, con Solentiname", dijo el poeta la noche del martes, cuando plantado ante el podio levantado en la Plaza de la Independencia de la colonial Granada, leyó su poesía.

El haiku es una de las expresiones de la literatura tradicional japonesa

Publicado el 12 Ee febrero Ee 2015 a las 21:30

El haiku es una de las expresiones de la literatura tradicional japonesa más significativa de todos los tiempos; se trata de un poema corto de diecisiete sílabas, distribuidas en tres versos sin rima de 5, 7 y 5 tiempos respectivamente, aunque esta distribución no es fija.

Tradicionalmente el haiku trata de describir fenómenos naturales y, centrado en el cambio de estaciones, su relato es descriptivo, además de que suele contener una palabra denominada kigo que indica la estación a la que se refiere. El haiku capta un instante especial en el tiempo o como Bashō lo describió: “Haiku es simplemente lo que está sucediendo en este lugar, en este momento”.

Como género literario nace en el siglo XVI a partir del Haikai, un tipo de poema marcado, que basa su contenido en lo cómico y divertido. Siguiendo este camino, dicho Haikai empezó a fusionarse con otro tipo de composición poética denominada Renga, con lo cual se termina por formar un innovador estilo literario derivado, el Haikai-no-Renga, una sucesión de poemas Haikai con tono humorístico.

 

El Haikai-renga se consideraba una forma popular, sin demasiadas pretensiones artísticas. Sin embargo, Matsuo Bashō, a la vez que compone haikai-renga, cultiva el hokku como una forma autónoma, dotándola de una poética nueva, influida por el budismo zen y heredera de la actitud de asombro y arrobo ante la naturaleza. Asimismo, el propio Bashō, bautiza como “Haiku” al Hokku.

Aunque no son muchos los aficionados al haiku, en el siglo XX algunos escritores occidentales adoptaron esta forma poética, aunque con algunos cambios en el número de sílabas, en las temáticas y titulándolos.

Octavio Paz fue uno los primeros escritores hispanoamericanos que se sintió atraído por la cultura nipona y por el haiku en particular por lo que, junto con el japonés Eikichi Hayashiya, llevó a cabo la traducción y publicación de Oku no Hosomichi (Sendas de Oku).

Traducido literalmente como Camino Estrecho del Interior, esta es la obra maestra de Matsuo Bashō, poeta del periodo Edo la cual está estrucutrada en forma de diario de viaje y fue escrita en la primavera del año 1689. El libro relata un viaje por el Japón feudal realizado por Bashō hacia la región norteña de Oku; un viaje que duró 156 días en los que Bashō hizo esfuerzos por visitar los lugares mencionados en Oku no Hosomichi; una poesía de Saigyō, el poeta más grande de waka.

El peligro que implicaba viajar durante esa época, no redujo los planes de Bashō sobre el ideal poético de vagar y recorrer miles de kilómetros a pie. El texto es una mezcla entre prosa y verso, y contiene muchas referencias a Confucio, Saigyō, la poesía antigua de China y hasta el Cantar de Heike, poema clásico de la literatura japonesa. Después del viaje, Bashō pasó cinco años revisando los poemas y la prosa de Oku no Hosomichi antes de publicarlo.

El libro traducido por Octavio Paz y Eikichi Hayashiya salió a la luz en 1956 y fue recibido con la acostumbrada indiferencia, a pesar de que en el prólogo se subrayaba que la traducción del famoso diario era la primera que se hacía a una lengua de occidente. Paz lo relataría tiempo después en su escrito La tradución del haikú, escrito en Cambridge en 1970.

 

 

Posteriormente otros escritores como Jorge Luis Borges se acercaron de manera ocasional a este género y, de hecho, la obra de Julio Cortázar, Salvo el crepúsculo, toma su nombre del último verso de un haiku compuesto por Bashō.

 

Mario Vargas Llosa vuelve al teatro con la obra Los cuentos de la peste

Publicado el 25 Ee enero Ee 2015 a las 8:40

"Muchas de las cosas que hago, que son a veces un poco temerarias como esta, surgen de esa necesidad de seguir viviendo hasta el final". Así define el escritor peruano Mario Vargas Llosa su vuelta al teatro, esta vez como autor y actor de la obra "Los cuentos de la peste", basada en "Decamerón", de Giovanni Boccaccio, y que se está presentando en el Teatro Español de Madrid.

 

La obra Boccaccio se sumerge en una salida de la debacle que viven un grupo de jóvenes, asediados por la peste que circunda la ciudad. Ellos deciden salir de esa realidad a través de los cuentos.

 

"Me encantó la idea, me pareció muy simbólica de lo que es la literatura, el teatro, la novela. Es una manera de escapar a la realidad que es uno mismo, una manera de ser otro, de vivir otras experiencias, de tener unos destinos extraordinarios fuera de lo común. Pero eso es lo que hacemos normalmente cuando escribimos o leemos novelas. Esa fe en la fantasía y la imaginación", contó Vargas Llosa en entrevista con el diario El País.

 

Al ser consultado sobre si su papel de autor y actor iba a resultar algo complicado, el premio Nobel de Literatura 2010 sostuvo que llegar al teatro ha sido impremeditado.

 

"Después de La verdad de las mentiras, Odiseo y Penélope y Las mil noches y una noche, este que voy a dar es el salto definitivo. Ya no son solo dos personas, no solo es narración, es mucha actuación. Algo casi suicida", explicó.

 

Pero para el escritor, más allá de un suicidio anunciado, es un reto a seguir viviendo y no esperar la muerte. Claro, aunque ello resulte estar aterrado por el debut de la obra.

 

"Estoy aterrado, sobre todo cuando salgo de los ensayos porque cuando estás actuando la tensión te lo impide. Tengo la suerte de trabajar con Ollé y con Aitana (directores de la obra) que son amigos y que me ayudan mucho. También los otros actores que son muy comprensivos. Me siento bastante arropado, pero aun así el pánico está presente y lo estará cada día más hasta el momento del estreno".

Lo mejor de lla literatura infantil del 2014

Publicado el 14 Ee enero Ee 2015 a las 23:55

Los elegidos

 

ÁLBUM ILUSTRADO

1. La cocina de noche. Maurice Sendak. Kalandraka.

2. 12 poemas de Federico García Lorca. Ilustraciones de Gabriel Pacheco. Kalandraka.

3. Ahab y la ballena blanca. Manuel Marsol. Edelvives.

4. Todos mis patitos. Janosch. Libros del Zorro Rojo.

5. El lago de los cisnes. Charlotte Gastaut. Thule.

PRIMEROS LECTORES

1. El tesoro de Barracuda. Llanos Campos. Ilustraciones de Júlia Sardà. SM.

2. El libro de las camas. Sylvia Plath. Ilustraciones de Quentin Blake. Libros del Zorro Rojo.

3. Escarabajo en compañía. Pep Bruno. Ilustraciones de Rocío Martínez. Ekaré.

4. El hombrecito vestido de gris y otros cuentos. Fernando Alonso. Ilustraciones de Ulises Wensell. Kalandraka.

5. Matti y Sami y los tres errores más grandes del universo. Salah Naoura. Lóguez.

NOVELA JUVENIL

1. Al sur de la Alameda. Lola Larra. Ilustraciones de Vicente Reinamontes. Ekaré.

2. El rey Matías I. Janusz Korczak. Nube de Tinta.

3. Alianzas. Cuentos de la luna llena. Iria G. Parente y Selene M. Pascual. Everest.

4. Los libros de A. Josep Lluís Badal. Ilustraciones de Zuzanna Celej. La Galera.

5. Ciudades de papel. John Green. Nube de Tinta.


Seleccionados por : 

Especialistas: Teresa Colomer (Grup de Recerca de Literatura Infantil i Juvenil de la UAB), Pedro César Cerrillo (Centro de Estudios de la Promoción de la Lectura Infantil), Elisa Yuste ( Consultoría de cultura y lectura), Luis Miguel Cencerrado (Bibliotecario y documentalista), Inés Puig (Leoteca) y Javier Flor (Peonza). Blogs: El equipo de El Templo de las Mil Puertas, Alba Úriz (Letras y escenas), Ana Nebreda (Biblioabrazo), Román Belmonte (Donde viven los monstruos), Sofía Anaínez (Volvoretas) Carmen Sáez y Mari Cruz Zurbano (La casa de Tomasa). Librerías: Club Kirico, Hipérbole, Imaginaria, Rayuela, Rayuela Infancia, Liberespacio, Dragón Lector, Hada Lucía, 35 Formiguetes, Luz de Lula, Iuvenis, Reino de Bután, Cascanueces, La mar de letras y Leolo.



Carmen Amoraga, Premio Nadal 2014 por su obra : La vida era eso

Publicado el 6 Ee enero Ee 2015 a las 20:15

Puede que los detractores de las redes sociales y las nuevas formas de relacionarse en la era de las pantallas comiencen a ver con otros ojos la interacción digital gracias a la novela ganadora del Premio Nadal 2014 en su edición del 70º aniversario. De ello trata 'La vida era eso', la obra de la autora valenciana Carmen Amoraga distinguida en la tradicional velada literaria de la noche de Reyes, en el Hotel Palace de Barcelona.

 

La insistencia de Amoraga finalmente tuvo su recompensa, siete años después de quedar finalista del más longevo y prestigioso de las letras españolas con Algo tan parecido al amor en 2007. Y el segundo puesto ya parecía ser un sino con ribetes de maldición para la escritora nacida en Picaña (Valencia) en 1969, porque también quedó finalista en 2010 en este caso del cuantioso Premio Planeta de Novela con El tiempo mientras tanto.

 

En todo caso, Amoraga ha conseguido trepar al podio, manteniéndose fiel a sus temas más preciados: el amor, los sentimientos y la forma en que cada uno se apoya en el otro para superar las adversidades. "Esta es una novela que trata sobre la pérdida y la superación. Y contarlo es la mejor manera de superarlo a pesar de que, con las redes sociales, las formas de contarlo hayan cambiado", dijo la autora agradecida al recibir el galardón de manos de Ana María Matute. "La literatura tiene un efecto mágico y terapéutico para quién lee y escribe", sintetizó Amoraga en relación al tema de fondo: "Aprender a perder es aprender a vivir".

 

La vida era eso, su séptima novela, es la enternecedora historia de una mujer muy poco próxima a las redes sociales, con dos hijas pequeñas y un marido enfermo de cáncer. Tras la inevitable muerte del consorte, Giuliana, tal es el nombre de la protagonista, descubre a través de la red de relaciones y amigos virtuales que hereda de su pareja, la gracia de la interacción.

 

La compañía, el apoyo, todo cuenta a la hora de superar el duelo. Y de alguna forma, la actividad en las redes le ayuda a Giuliana a enfrentarse al dolor de la pérdida y a situarse de otro modo en el mundo.

 

La novela está narrada en tercera persona, pero focalizada desde la mirada y el sentimiento de la protagonista. A pesar de la dureza de su tema, Amoraga echa mano con sabiduría de un afilado sentido de humor, habitual en sus anteriores novela. Y como rasgo distintivo de 'La vida era eso', el jurado del Premio Nadal compuesto por: Germán Gullón, Lorenzo Silva, Andrés Trapiello, Ángela Vallvey y Emili Rosales, destaca la reelaboración literaria del lenguaje actual de las redes sociales, a través de comentarios, chats, correos electrónicos y demás, que utiliza Amoraga como materias primas de su narración, a los que se suman breves flashback e incluso sueños que dan cuenta de la relación de pareja de la protagonista, abortada por la prematura muerte del marido.

 

Si en la edición 2013 del Premio Nadal, el periodista cultural Sergio Vila-Sanjuán distinguido con Estaba en el aire fue una grata sorpresa, porque parecía indicar el regreso al espíritu originario del galardón -más preocupado en descubrir voces narrativas que en refrendar a los autores consagrados-, en caso de Carmen Amoraga, oscila entre las dos aguas. Por un lado se trata de una autora muy poco conocida para el gran público, pero por otro, cuenta con una trayectoria ya consolidada.

 

En la velada de esta noche también se distinguió al mejor narrador catalán con el Premi Josep Pla de prosa en lengua catalana. El arqueólogo Albert Villaró (Seu d'Urgell, 1964) se impuso con 'Els Ambaixadors', que trata de una especulación histórica ambientada en 1940: qué hubiera pasado en Cataluña si el desenlace de la revolución de octubre de 1934 hubiese sido otro.

Aquellos años del boom, García Marquez y la verdad elastica

Publicado el 28 Ee diciembre Ee 2014 a las 23:05

Casi mil páginas requirió el periodista catalán Xavi Ayén para construir lo que podría ser considerado el libro definitivo sobre el movimiento más importante de la literatura en castellano durante el siglo XX, que se abrió al mundo desde Barcelona entre 1967 y 1976. Aquellos años del boom, editado en nuestro país por RBA, es el resultado de una década de investigación a cargo del profesional de La Vanguardia, autor también de Rebeldía de Nobel, libro que reúne entrevistas a 16 premios Nobel de Literatura y que ha sido traducido al árabe, el turco y el portugués. Entrevistas con los protagonistas y documentos hasta ahora desconocidos dan sustancia a un trabajo que ha merecido el Premio Gaziel de Biografías y Memorias 2013 y que reconoce un sistema que entre el azar y el amor a la literatura unió a escritores con agentes literarios y a estos con los lectores. “Vargas Llosa grita los goles de su compatriota Hugo Sotil en el Camp Nou; García Márquez es confundido con un mecánico cuando lleva su coche de lujo a una gasolinera; Carlos Fuentes memoriza el perfume de las mujeres con las que baila; Carmen Balcells regala idénticos bombones a los miembros de la Academia Sueca y a sus secretarias”, son sólo algunos de los muchos apuntes que ayudan a delinear un universo irrepetible y que ha dejado clásicos en español para la literatura universal. “El boom, aunque algunos aún nieguen su existencia, no es cualquier cosa, sino muchas. Una amalgama apasionada y vital en la que todo se mezcla: es un estallido de buena literatura, un círculo cerrado de profundas amistades, un fenómeno internacional de multiplicación de lectores, una comunidad de intereses e ideales, un fecundo debate político y literario, salpicado de dramas personales y de destellos de alegría y felicidad”, dice Ayén.

El autor comienza por el fin, cuando da cuenta de lo que considera el término del movimiento, contando aquella vez que Elena Poniatowska corrió del Palacio de Bellas Artes en busca de un filete que le bajara la hinchazón al ojo de su amigo Gabriel García Márquez. Era 1976. Mario Vargas Llosa le había propinado una sonora trompada al autor de Cien años de soledad. Habría sido un asunto de faldas el que hizo explotar el boom. Y disolverse por los aires. –¿Has notado que el boom no concentra simpatías unánimes y que más bien en los principios del siglo XXI desata muchas polémicas? –Sí, de hecho hay gente muy prestigiosa que ha llegado a afirmar que el boom no existe ni ha existido jamás, o sea que a lo mejor hice un libro de casi mil páginas sobre algo que no ha existido (risas). Creo que existe por una razón básica que tiene que ver con que al menos sus cinco miembros indiscutibles se reconocen como parte del boom, asumen la etiqueta y dan cuenta de quizás el último grupo literario que ha habido. No en el sentido clásico de los movimientos literarios históricos, pues en el boom no hay como en el modernismo una estética común, no tienen nada que ver los libros de unos con los de los otros, pero sí que actúan como lo que hoy llamaríamos un “lobby”, son amigos, vecinos, viven todos en Barcelona en el mismo barrio o cerca, participan juntos en revistas, tienen proyectos comunes, planean libros como los de los dictadores, para que cada uno escriba un libro sobre el dictador de su país. García Márquez y Vargas Llosa planean una novela a cuatro manos sobre la guerra entre Colombia y Perú, comparten una agente literaria (Carmen Balcells), se ven todos los años en La Habana y conforman un grupo que en México, por ejemplo, fue descrito como “La Mafia”. La historia del movimiento literario más importante del siglo XX.

Un movimiento literario que liquidó en nuestros días Roberto Bolaño, él solo frente al grupo… –Después del boom sólo ha habido Roberto Bolaño, efectivamente, pero él generacionalmente es muy posterior. Para mí, el boom como grupo deja de operar a finales de los ’70; aunque todos ellos sigan publicando novelas ya no actúan como grupo en el sentido del que me ocupo en el libro. –En parte por la pelea histórica entre Vargas Llosa y García Márquez… –Sí, en parte por eso, en parte por Cuba y por el caso Padilla de 1971 y en parte también porque dejan de ser vecinos y se dispersan. García Márquez regresa a México, Vargas Llosa al Perú y dejan de verse con la constancia de antes, cuando se veían casi cada día. –Cuando Fuentes y García Márquez fundaron la Cátedra Cortázar en la UDG, a principios del 2000, quizás hubo una rémora de aquello…Lo que no sé si sea tan definitivo es eso que dices que no los unía una estética… –Sí, es verdad, todos querían hacer la novela total, Cortázar tal vez no… –Aunque la hizo… –(risas) Sí, no quería pero le salió. Todos tenían la misma idea de trascendencia en torno a la literatura, eso sí que lo compartían, pero lo que quiero decir es que los resultados de esa misma visión fueron radicalmente distintos. Por eso no hay armonía estética en el boom latinoamericano. Uno de los grandes errores y que lamentablemente está muy arraigado es el de identificar al boom con el realismo mágico. Si miras bien sus obras, no puede decirse que ese sea un rasgo común a ellos. –Y del boom a menudo se lamenta la ausencia de autores

contemporáneos importantísimos como los uruguayos Juan Carlos Onetti y Felisberto Hernández o el mexicano Juan Rulfo… –Es que el componente personal es importantísimo para la conformación del boom. Todos esos autores que citas podrían haber formado parte del movimiento si hubieran vivido por ejemplo en esa época en Barcelona. –O si Carmen Balcells los hubiera representado… –Exacto. La conformación del boom es azarosa. Consistió en ese grupo de amigos que se veían todos los días. Junto con Los nuestros, de Luis Harss, el libro de Ayén se constituye en un material imprescindible para entender el boom latinoamericano. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo –Hay también una característica de géneros, son tipos muy machos… –Efectivamente es así, al punto de que todos tienen, con excepción de Julio Cortázar, el mismo tipo de esposa, es decir, mujeres que se consagran totalmente a que ellos puedan escribir. Ellos solo se tienen que ocupar de su creación y todos los asuntos domésticos quedan en manos de sus mujeres. –Tu libro parece una continuación del maravilloso Los nuestros, de Luis Harss –He hablado con Harss por teléfono y ha sido por cierto muy interesante para mí.

La primera vez que se escribe la palabra boom es en un texto suyo que aparece en la revista Primera Plana. Y le pregunté de dónde había sacado la palabra y me contó que acababa de leer un artículo sobre el boom de la economía italiana que le inspiró para escribir su artículo sobre el auge de la literatura latinoamericana de aquella época. –El boom quedó para la literatura puesto que nunca más la economía italiana vivió un boom… –(risas) Sí. Es curioso porque el libro de Harss se escribió en inglés, con el título Into the mainstream. Fue un encargo. Al traducirse al español lleva el título Los nuestros por sugerencia de Paco Porrúa y a disgusto de Harss que lo consideraba demasiado futbolero, algo vulgar… –Pero Paco Porrúa acertó… –Claro que acertó. Nadie se acuerda ya de Into the mainstream, pero sí de Los nuestros. Lo bueno de Harss es el humor. En el capítulo 14 explica toda la odisea que vivió para ir de un autor a otro.

Se trata de un hombre al que todos tenemos como dueño de un olfato impresionante para captar lo que sería el boom latinoamericano, el movimiento más trascendente de la literatura en español. Pero él lo explica con una modestia absoluta. Dice: intenté ver a este pero no me recibió, entonces Cortázar me dijo que fuera a ver a Vargas Llosa a quien yo ni siquiera conocía… Si lo escuchas a él, te parece que Los nuestros fue fruto total del azar y de quien le abría o no la puerta a Luis Harss. –¿Es la tuya la mirada de un catalán, es decir, la de alguien fruto de una industria editorial muy dominante en el siglo XX? –He intentado dar cuenta de todo lo que sucedía no sólo en Barcelona, sino también en La Habana, Distrito Federal o Buenos Aires en torno al boom. También es cierto que soy de Barcelona, que Carmen Balcells vive a unas pocas cuadras de mi casa y que ha sido ella la que me ha proporcionado una serie de documentos que habían permanecido desconocidos hasta ahora. Por ejemplo, hay una foto del último abrazo que se dan Vargas Llosa y García Márquez antes del puñetazo y que forma parte del archivo personal de Balcells. Soy periodista y lo que hice fue un reportaje o una crónica, por usar una palabra que ahora está más de moda, intentando aportar cosas nuevas. Me he pasado mucho tiempo intentando descubrir cuáles de las cosas que se dicen en torno al boom latinoamericano son ciertas y cuáles no. Mi libro es el resultado de esa investigación. –¿Puedes contarnos algo llamativo? –García Márquez ha contado que envió el manuscrito de Cien años de soledad en dos partes porque no le alcanzaba el dinero para las copias y eso lo desmiente Paco Porrúa, quien dice que en realidad el manuscrito le llegó entero, en un solo paquete. Digamos que cuando Gabriel García Márquez quiere dotar de belleza a una historia, nada lo detiene, ni siquiera la verdad.

 

Este contenido ha sido publicado originalmente por SINEMBARGO.MX en la siguiente dirección: http://www.sinembargo.mx/17-12-2014/1194388. Si está pensando en usarlo, debe considerar que está protegido por la Ley. Si lo cita, diga la fuente y haga un enlace hacia la nota original de donde usted ha tomado este contenido. SINEMBARGO.MX

¿Quién elige las lecturas, padre o hijo?

Publicado el 22 Ee diciembre Ee 2014 a las 9:00

No lean a Borges, ni a Dostoievski, ni a Cortázar, ni a Thomas Mann, ni a Galdós, ni, por supuesto, a Luis Landero. No conozco mejor manera de recomendar un libro. Todos los lectores tienen una biografía marchitada de hitos esenciales. Esas obras cobran importancia no tanto por lo que son, que también, sino por el momento en que fueron leídas. Ese pequeño terremoto nos sacude por dentro y arroja al mundo en una otredad distinta a la que se empeña en reflejar el espejo del tiempo. ¿Quién acerca esa sensación a nuestros hijos? Está la escuela y sus lecturas obligatorias —o no—, pero ese es otro debate. Está la familia, claro, y su función de guía espiritual en tiempos difíciles. Reconozcámoslo: en ciertas edades, sobre todo en la adolescencia, el placer no se lleva bien con la imposición. Si queremos que nuestro hijo lea, creemos esa necesidad, leamos nosotros, algo menos habitual de lo que parece, y no abrumemos con nuestro canon, que para eso existe un señor tan serio como Harold Bloom. Nuestra función como padres no pasa de forzar un encuentro casual en una librería, dejarlos solos unos minutos, que se maravillen con una portada o un libro ilustrado, un cómic o la última novedad de una saga fantástica; con las Cartas de invierno, de Agustín Fernández Paz, o El secreto del bosque viejo, de Dino Buzzati. No nos obsesionemos con la lectura respetable. No los hagamos titubear de su propia elección. Como padres, solo nos cabe hacer un listado de los libros que no hay que leer. Quizás, algún día, se acaben arrepintiendo de aquellos que no han caído en sus manos. Literatura y sacralización se llevan mal. Como el aire puro y los malos humos. Como el dinosaurio de Monterroso y la factura del gas en diciembre: aunque no lo crean, sigue ahí, delante de nuestras narices.

 

El librero es asesor

Por Paz Gil

 

Con el epígrafe de literatura infantil y juvenil son cientos los títulos que se publican cada año y no todo es calidad, por lo que es importante la tarea del librero como lector capaz de seleccionar qué les puede interesar o gustar a estos futuros grandes lectores. Observamos con frecuencia cómo los padres acuden con sus hijos a las tiendas en busca de libros con contenidos de interés y, al mismo tiempo, con diseños atractivos, mientras que los niños preguntan por obras con personajes conocidos, miran ejemplares con colores y formatos distintos pero, finalmente, son los adultos quienes eligen. Y, para ello, es necesario que la librería tenga una amplia selección de títulos de calidad y que el librero sea cómplice, asesor, crítico, maestro, experto… Sin embargo, esto cambia en torno a los ocho años, cuando estos lectores empiezan a preguntar por determinados títulos y alternan sus preferencias con las sugerencias de padres y libreros. Es en la adolescencia cuando desean tomar sus propias decisiones. Eligen por sí mismos, por recomendaciones de amigos, por lo que han visto u oído en los medios o en las redes sociales, y ese es el momento en que cambian los géneros, el tipo de libros, el tiempo de lectura, pero no suelen dejar de leer, se convierten en protagonistas. Ahora, son ellos quienes se equivocan o aciertan y la tarea de padres y libreros es abrir el abanico de posibilidades para que sigan disfrutando de la lectura, adquiriendo conocimientos, sensibilidad y espíritu crítico. Como librera no me interesa tanto saber si son los padres o los hijos quienes eligen: lo importante es que tengan curiosidad, que disfruten con el texto, que vivan las historias como propias, en definitiva, que se emocionen. Lo que realmente quiero conocer es lo que leen porque el tiempo es finito y la lectura es parte importante en el desarrollo intelectual de nuestros hijos. Y, sobre todo, porque no es lo mismo leer a buenos que a malos autores

La Unesco reconoce a Granada como 'Ciudad de la Literatura'

Publicado el 4 Ee diciembre Ee 2014 a las 17:15

Granada ha sido reconocida internacionalmente por la Unesco como Ciudad de la Literatura, atendiendo la solicitud presentada por el Ayuntamiento el pasado mes de marzo. Con esta decisión, Granada se convierte en la única ciudad de lengua española incluida por la Unesco en la red de ciudades creativas, en el apartado de literatura, junto a Bilbao, que aparece en el ámbito del diseño, dentro de las 18 que el organismo internacional ha incorporado este lunes 1 de diciembre.

 

El alcalde, José Torres Hurtado, ha comparecido en rueda de prensa para expresar su satisfacción por una decisión que "es para toda la vida" y que supone añadir a los actuales títulos de "muy leal, célebre e ilustre" el de ciudad literaria, un calificativo de gran relevancia por el prestigio internacional de las ciudades distinguidas y las que aspiraban al rango que desde este lunes incorpora Granada. Dublín, Edimburgo, Norwich, Melbourne, Iowa, Reykjavik o Cracovia figuran en la relación, a la que se incorporan junto a la capital granadina Praga, Dunedin y Heidelberg. Torres Hurtado rehusó comentar las ciudades españolas que no han obtenido la nominación y agradeció a todas las instituciones y particulares que han colaborado en la distinción obtenida, con mención directa al Gobierno central, Junta de Andalucía e Instituto Cervantes.

 

La ciudad inició los trámites hace ocho meses en París, sede de la Unesco, con una candidatura que aspiraba a conseguir el reconocimiento como ciudad de la Poesía, dada su vinculación con este género a través de proyectos como el Centro Lorca, de inminente inauguración, el Festival Internacional de Poesía o el premio internacional que lleva el nombre del poeta de Fuente Vaqueros.

 

Tanto el alcalde como el concejal de Cultura, Juan García Montero, resaltaron el concepto de "unión" que representa para Granada su inclusión como ciudad literaria para la población de habla hispana y el mundo árabe, una situación "de privilegio" para emprender iniciativas poéticas y literarias.

 

Entre éstas, Torres Hurtado y García Montero, junto a la concejal de Turismo, Rocío Díaz, esbozaron el primer proyecto, que tiene un horizonte de mes y medio para su puesta en práctica: convertir el Carmen de los Mártires, en el recinto de la Alhambra, en Jardín de la Poesía. En Los Mártires residió Juan de la Cruz, donde se inspiró para poemas que hoy representan la expresión más profunda de la poesía mística española. Además, el paseo literario contará con referencias a los poetas galardonados en las once ediciones del Premio Internacional de Poesía García Lorca. Por otra parte, las cinco bibliotecas municipales dedicarán espacios a cada una de las ciudades que comparten el título literario con Granada.

 

La red de ciudades creativas de la Unesco se estructura en torno a siete ejes temáticos, entre los que se encuentran música, artesanía o diseño.


Rss_feed

Share on Facebook

Share on Facebook

Twitter Follow Button

Follow me on Twitter

Google +1 Button

Lectores que nos visitan Muchas gracias