Olanchito Literaria

Literature & Poetry of Honduras

Articulos

Vida y obra literaria de Carlos Fuentes:

Publicado el 3 Ee marzo Ee 2013 a las 23:25

Magistral conferencia dictó el excelentísimo embajador de México, Víctor Hugo Morales, sobre la vida y obra literaria de Carlos Fuentes: “la voluntad de creer y la fortuna de ser”, en el Centro Regional Universitario de esta ciudad.

Con la soltura que lo caracteriza el embajador antes de exponer sobre él escritor, considerado un portento de la literatura hispanoamericana, agradeció a las autoridades universitarias la invitación, asimismo su disponibilidad de apoyar la cultura para fortalecer la identidad de los pueblos.

 

El diplomático dijo sentirse halagado por la invitación por lo que estoy seguro que entre todos los presentes tenemos un genuino interés por la cultura, el conocimiento y la creación literaria porque así podremos aproximarnos a uno de los grandes intelectuales que dieron las letras latinoamericanas en la segunda mitad del siglo XX.

Carlos Fuentes ha muerto, ha desaparecido el personaje que en los últimos años arrebató el espacio y los reflectores a su obra. Esta le sobrevive, está con nosotros, podemos leerla, podemos escucharla, podemos sentirla, que será eterna.

La muerte se ha llevado al escritor. Nos quedan, sí las reflexiones sobre el capítulo final de la vida o, debemos decir, de la negación de la vida que es la muerte. Durante su exposición Morales citó con exquisitez un párrafo de una de las principales obras del escritor para hacer referencia a la vida y la muerte: “cuando se trata de acompañar a la muerte, ¿cuál es el tiempo válido para la vida? El fin de la vida es la muerte, una reina todopoderosa que nos precedió y seguirá aquí cuando desaparezcamos.

 

La muerte espera al más valiente, al más rico, al más bello. Pero los iguala al más cobarde, al más pobre, al más feo, no en el simple hecho de morir, ni siquiera en la conciencia de la muerte, sino en la ignorancia de la muerte. Sabemos que un día vendrá, pero sabemos lo que es. La esperamos con grados diferentes de aceptación, de furia, de tristeza, de cuestionamiento, de arrepentimiento. Compañera final e inevitable. ¿Amiga o enemiga? La muerte nos dice.

Te engañas, lo que fue ya no es. Le respondemos: Te engañamos, lo que fue no solo sigue siendo, sino más que nunca. La muerte se ríe de nosotros. Nos desafía a pensar, no en la muerte del otro sino en la propia desaparición. Nos reta a creer que la memoria de los que sobreviven será nuestra única vida más allá de la muerte”.

MEXICANO UNIVERSAL

Carlos Fuentes fue un mexicano universal, su destino estaba marcado y como hijo de diplomático marcaría su vida y formación, pero sobre todo su posición en el mundo y su forma de entender a México.

 

.

El acendrado espíritu latinoamericanista de Fuentes tiene su origen y explicación en su temprano recorrido vivencial en muchos de los países de la región; pero sin duda que fue Chile el que, como futuro escritor lo marcó. En ese país publicó sus primeros textos y se maravilló de la poesía de Gabriela Mistral y Pablo Neruda; ya entrado en la adolescencia en Argentina vivió la atmósfera militarista del general Edelmiro Julián Farrell y pudo conocer y adentrarse en la obra de Jorge Luis Borge.

Morales durante su emotiva conferencia recordó que Carlos Fuentes llegó a México en 1944 cuando contaba con 16 años. El destino estaba marcado, México lo atraparía con su fascinación, sus contradicciones y pujanza. Era el México post revolucionario que estaba consolidando su propia identidad y que intentaba proyectarse al mundo. Para entonces un México que dejaba de ser rural para emprender una rápida urbanización, proceso que reflejaría Luis Buñuel en 1950 en la película Los Olvidados.

 


El embajador Morales durante la conferencia citó a Fuentes como un simpatizante del socialismo en sus inicios al que después criticaría por sus prácticas contrarias a los derechos humanos; fue desde siempre un constante crítico a la intervención de Estados Unidos en América Latina y celebró en su momento el triunfo de la revolución de cubana. Asumió una posición crítica ante la intervención de las autoridades mexicanas en el Movimiento estudiantil de 1968 cuando se encontraba en París, hecho que lo hizo regresar a México.

TRAGEDIA NO OPACÓ VISIÓN LITERARIA

En la parte final de su exposición, el embajador Morales describió con soltura y marcado entusiasmo la obra literaria de uno de los principales iconos de la literatura latinoamericana, recordando además que entrado al nuevo milenio, Fuentes no ceja de escribir la voluntad de crear y la fortuna de ser se imponen, la suya era una vida de disciplina y trabajo. A su ya vasta obra se agregan los ensayos “Los cinco soles de México”, “En esto creo”, “Contra Bush y los 68”, así como las novelas “El instinto de Inés”, “La Silla del Águila”, “Todas las familias felices”, “La Voluntad y la Fortuna” y “Adán en Edén””.

Carlos Fuentes no estuvo ausente de la tragedia, quizá por ello le dedicó un espacio interesante a la vida y la muerte y como decía Felipe Elvir Rojas, en uno de sus poemas, la sucesión de vidas es un eterno círculo, vidas van y vienen.

 

Maestros, alumnos, invitados y miembros de la colonia mexicana.

Y tal como lo apuntó el embajador durante la exposición, la tragedia ensombreció su vida con la muerte de su hija Natasha, a tan solo 31 años, víctima del narcomenudeo, años atrás en 1999 perdió a su hijo Carlos, a la edad de 25 años, sin embargo con la muerte de sus hijos, Fuentes se fortaleció más que nunca.

Para México, Fuentes fue un escritor original, no atado a las reglas, innovador, pero también culto, conocedor y abierto al mundo, a lo que sumaba una gran capacidad de trabajo y disciplina. México entonces entró con Carlos Fuentes a la corriente del boom de la literatura latinoamericana.

Una bonita experiencia para los docentes de la UNAH-TEC-DANLÍ y los alumnos porque muchas veces podemos tener a la mano los libros de un escritor, pero sí no lo conocemos tampoco sabemos valorar sus obras. La exposición del excelentísimo embajador de México, fue fructífera porque ahora conocemos la trayectoria literaria de uno de los grandes. Escuchar al embajador fue como conversar con el autor de “La Región más Transparente”.

Finalmente y tras la emotiva e inspiradora disertación sobre la vida y obra de tan insigne escritor, el embajador dijo: Carlos Fuentes ha muerto, ha desaparecido el personaje. Su obra, sin embargo, está viva, está con nosotros, podemos escucharla, démosle paso. La obra sobrevive al autor.

 



 

Categorías: Poesia, Novela, Prosa

Share on Facebook

Share on Facebook

Invita a un amigo

Follow me on Twitter

Recent Videos

801 views - 0 comments
500 views - 0 comments

Twitter Follow Button

Google +1 Button