Olanchito Literaria

Literature & Poetry of Honduras

Articulos

Los libros que sacan lustre al español

Publicado el 29 Ee noviembre Ee 2015 a las 16:00

La preocupación por hablar y escribir bien, la necesidad de conocer las palabras y la lengua española es real. Así lo muestra el creciente número de obras publicadas sobre esta materia, y lo confirma Pilar Cortés, editora de Espasa, quien señala que los libros sobre la lengua española suelen venderse muy bien. Ahí están los ejemplos: Manual de la Nueva Gramática española (en tres volúmenes y 120 euros) ha superado los 40.000 libros, lo mismo que Las 500 dudas más frecuentes del español. Y Ortografía de la lengua española, ha pasado de los 60.000 ejemplares.Ahora se acaban de publicar dos volúmenes que pueden considerarse complementarios: La maravillosa historia del español, de Francisco Moreno Fernández y 300 historias de palabras, dirigido por el académico Juan Gil. Ambos, en Espasa."He querido contar a un lector no iniciado la evolución de la lengua española a través de los siglos. Explicar su recorrido, centrándome en la historia menuda, como decía Azorín, y por lo tanto, más pendiente del lenguaje popular que del oficial", comenta, como si fuese una declaración de intenciones, Francisco Moreno Fernández, catedrático de la Universidad de Alcalá y actualmente director ejecutivo del Observatorio de la lengua española en EEUU. La palabra "maravillosa" del título hace referencia al asombro, sorpresa, fascinación de su evolución. "¡Cómo no maravillarse de esta lengua de tan ancha geografía como larga historia!", señala el autor, quien comienza su libro con el desmantelamiento del latín, tras la caída del Imperio Romano. Según Francisco Moreno, "un elemento determinante para el desarrollo del castellano fue la difusión del Cantar de mio Cid, recitado en infinidad de lugares ante gente que no tenía otro acceso al lenguaje literario". Hubo otros dos momentos clave: el descubrimiento de América con la llegada de una nueva lengua que sirviese para unificar el continente y trasmitir la cultura y los valores españoles, y el nacimiento de las repúblicas americanas a comienzos del siglo XIX. La maravillosa historia del español no sólo cuenta la evolución del español, sino que cada capítulo histórico (son 18) se completa con la glosa de dos personajes, personas o personillas (reales o literarios) que tuvieron relación con el periodo que se narra: Fernán González, Aldonza Lorenzo, Antón Pirulero, José Martí, Andrés Bello, Mercedes Sosa...El director del Instituto Cervantes y antiguo director de la RAE, señaló,en la presentación de este libro, que la lengua española siempre fue una lengua libre y mestiza, que ha avanzado a su aire, sin cortapisas y le ha permitido enriquecerse con aportaciones de todo lo que iba encontrando.De la misma opinión es el académico Juan Gil, quien ha dirigido 300 historias de palabras o, como dice su subtítulo, Cómo nacen y llegan hasta nosotros las palabras que usamos. Redactado por Fernando de la Orden e ilustrado por Manuel Durán. Las 300 palabras de este libro están elegidas con un criterio aleatorio, pero se ha procurado que fuesen conocidas y tuvieran una historia entretenida que contar. Las más antiguas son las que vienen del griego y el latín, y la más moderna, tanga, que procede del tupí (en Brasil).Los dos libros publicados coinciden en una misma palabra: arroba, cuya historia es sorprendente, ya que un término rural (es una medida de capacidad y peso) de origen árabe, que cayó en desuso durante generaciones, y que cobró otra dimensión al incorporarse a las direcciones del correo electrónico.El neoespañolA la vez que se multiplica la venta de libros sobre la corrección del idioma, la transfiguración del español acecha detrás de cualquier coma. La Guía práctica de neoespañol. Enigmas y curiosidades del nuevo idioma, recoge todas las expresiones y tropiezos en el lenguaje que alimentan la bicha tragona que engulle al castellano hasta ahora conocido. O al menos eso explica Ana Durante, el seudónimo con el que se esconde la autora de esta recopilación. "Pretende ser un manual de ayuda para aprender a hablar mal, que es lo que está prosperando, para que no nos quedemos descolgados de esta vertiginosa transformación del castellano", cuenta a través del correo electrónico de la editorial. Y no sólo reúne, también propone una serie de ejercicios al final de cada capítulo para lograr la excelencia atizando al castellano.Al hojear las páginas del ejemplar publicado por Debate salen al paso algunas manifestaciones, ordenadas por categorías, sorprendentemente reales, "todas lo son, nunca habría tenido imaginación suficiente para inventarlas", y se pueden leer cosas como "bañándose en sudor" (verbos), cuando lo correcto sería "bañado en sudor"; "se suicidarían antes de rendirse" (preposiciones, conjunciones y adverbios), donde el "de" toma la posición del "que". O, entre otras muchas, "el viento cambió de dirección sin cita previa", sin previo aviso, claro. Ana Durante detalla, además, desapariciones y degeneraciones. Una especie de Quién sabe dónde gramatical, el circo de los horrores de la palabra. La idea fue creciendo poco a poco, reposada durante 10 años de observación. "LIevaba mucho tiempo fijándome en cosas que me hacían reír o escandalizaban, hasta que caí en la cuenta de que configuraban un cierto patrón y empecé a ordenarlo", explica Durante. No se escapa nadie. "No es como si lo hiciera alguien sin la mínima educación, quien se sirve de ello es gente teóricamente culta, formada. El cambio se produce de arriba a abajo, y no al revés, como ha sido siempre". Y eso es lo que más extraña a Ana Durante, que ha espiado a compañeros, autores, presentadores y editores para llegar a una conclusión. Laberinto del que va a ser muy complicado escapar. "Creo que esto no tiene remedio", considera. "O en todo caso habría que esforzarse mucho para ello y seguramente sería un proceso de varios años".

Categorías: Poesia, Novela, Prosa

Share on Facebook

Share on Facebook

Twitter Follow Button

Follow me on Twitter

Google +1 Button

Lectores que nos visitan Muchas gracias